Nuestro origen.

Ayudando a los que menos tienen, desde el comienzo.

En el año 2003, los principales accionistas del Grupo Mariva, conscientes del rol solidario que deben cumplir las empresas, decidieron crear una institución que les permitiera colaborar con hogares, escuelas y comedores por medio de la entrega de alimentos y recursos esenciales.

La Fundación Mariú comenzó asistiendo a escuelas de la provincia de Buenos aires en la entrega de alimentos

Luego se sumaron otros establecimientos escolares, a los que no sólo se les provee de comida sino también se los ayuda con donación de ropa, materiales didácticos, obras de infraestructura, medicamentos y todo aquello que necesiten según la situación particular de cada institución.

En la actualidad, nuestra ayuda llega a miles de personas a través de instituciones que reciben asistencia de manera regular y mensual.

  • trabajamos en conjunto con más de 10 instituciones.
  • son beneficiadas más de 2.000 personas de todas las edades.
  • consideramos como prioridad a los niños.

Además, en la fundación nos ocupamos también de casos individuales que requieren de ayuda particular. En estos casos la asistencia está dirigida a niños que necesitan soporte económico para continuar y finalizar sus estudios y a personas que sufren enfermedades complejas o terminales brindando apoyo y contención a sus familias con el fin primordial de mejorar la calidad de vida del enfermo.

El futuro que esperamos

Creemos en nuestros valores, en nuestra tarea cotidiana, y en un mundo mejor. Sabemos que de a poco se construye mucho, y que la sumatoria de voluntades hacen a la fuerza del crecimiento. Por ello, trabajamos día a día para asistir a los más vulnerables y a los pequeños hacedores de nuestro futuro, apoyando con voluntad y empeño su crecimiento y desarrollo.